4 maneras de INVOCAR a la LLUVIA

maneras-de-invocar-lluvia-cristina-mayoral-ilustradora-ilustracion-coche-cristales-tender-alisar-pelo

 

La semana pasada tendí la ropa al aire libre… ¿y? os preguntaréis. Pues el tema es que hace ya algún tiempo vengo observando que cuando realizo ciertas acciones de la vida cotidiana la probabilidad de precipitaciones es más alta… puede que me deje alguna en el tintero pero os explico las más habituales.

  1. Lavar el coche. Reconozco ser una perezosa para llevar a cabo esta labor, pero cuando me animo (y sobre todo si le pongo ganas y siento satisfacción por lo brillante que está quedando) en cuestión de unas 24 horas llueve. Normalmente se atrae una lluvia de gota gorda que cae una aquí y otra allá, y viene acompañada de arenilla.
  2. Limpiar los cristales. En el plazo de, como mucho, 48 horas una lluvia fina mecida por el viento (así llueve en diagonal) empieza a caer.
  3. Tender al aire libre. Si me pilla en casa caen unas gotillas que suelen cesar cuando ya he metido toda la ropa dentro de casa (pero que pueden volver a caer con sólo pensar en tender la ropa de nuevo fuera, ¡ojo!). Si, por el contrario, he decidido salir de casa suele llover como si no hubiera mañana.
  4. Alisarse el pelo. Ésta, junto a la de lavar el coche, suele ser de las más efectivas; sobre todo si me ha quedado un alisado perfecto. Atrae, casi al momento, lluvia de todos los tipos (incluso en pleno agosto en Madrid me ha pasado). Sea como sea aquí su duración no es lo más determinante, sino el hecho de que (siga lloviendo o haya parado) la humedad en el ambiente permanece hasta el día siguiente.

¿Vosotr@s también tenéis “superpoderes“?

 

 

Deja un comentario